Letras oceánas: Flotas Infernales.

Para algunos autores del s XVIII no cabe duda alguna: existen las flotas de Satanás. Harry Cobdan y Cabell en su libro “Los hijos de Satán” tiene un apartado dedicado a la potencia marítima de Satanás y de su flota mercante. Se dice que su gran esplendor se realzó en plena trata de esclavos del siglo XVIII. Cuentan que era el jefe de su flota un demonio que se hizo pasar por holandés y llegó a tener relaciones con los grandes jefes de la revolución americana, especialmente con Thomas Jefferson al que se dice que en más de una ocasión sacó de apuros económicos.

Jefferson lo conocía como marino holandés, que no como demonio e ignoraba que aquel pequeño, rubicundo y gordo capitán Luftson era un príncipe muy importante en el Infierno, domador de ballenas y especialista en artillería. Parecía que había leído el tratado de pirotecnia del Biriguncho, llamado Baliel Se le da también los nombres de «señor de la arrogancia» o «señor de orgullo» y «el hijo del infierno» (Baal ial). Desde la Edad Media ha sido considerado como príncipe de los infiernos. En el judaísmo los hombres impíos son considerados los «hijos de Belial». La flota que comandaba el almirante Baliel estaba compuesta por una nave capitana “construida como el Arca de Noé”, pero de menor tamaño y por setenta bestias marinas capaces de transportar en su lomo setenta demonios desde Lisboa o desde las costas del Africa negra a las costas de América del Norte o del Brasil en una sola noche.

Según Cabell las flotas demoníacas solo navegan en la noche. Cabell insiste en numerosas historias contadas por esclavos negros, ya en Brasil o. En los estados sudistas, norteamericanos, en la que estos contaban que ellos mismos o sus padres “habían hecho el viaje solamente en una noche” atacados sobre una piel azul, resbaladiza, húmeda”. Estos esclavos habían hecho el viaje en las bestias marinas de Baliel y no en las calas de los negreros. Según Cobdan y Cabell aparece desposeído de su mando naval hacia 1820 y, desde entonces, no ha sido señalada en los mares la aparición de ninguna flota infernal.

Extractos comentados del libro de Álvaro Cunqueiro

Fábulas y leyendas de la mar

Publicado por Bekaados

En otra vida paciente pastor del valle libanés. Todo cuanto sé lo aprendí en los bares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: